Moments
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola..... :)
Jue Dic 22, 2016 6:40 pm por 2styles.

» Mystic Death | Afiliación Élite
Dom Ago 10, 2014 10:22 am por Invitado

» PREGUNTA & RESPUESTA
Lun Jul 28, 2014 4:05 pm por zhuller.

» LIBROS QUE TE HAN DEJADO HUELLA
Lun Jul 28, 2014 4:05 pm por zhuller.

» hola chicas
Lun Jul 28, 2014 4:01 pm por zhuller.

» ABC DE NOMBRES DE PERSONAJES LITERARIOS
Lun Jul 28, 2014 3:55 pm por zhuller.

» Que quiere decir tu nick?
Lun Jul 28, 2014 3:54 pm por zhuller.

» coffee and biscuits
Lun Jul 28, 2014 3:53 pm por zhuller.

» Anime Rol [Aviso]
Lun Abr 21, 2014 9:08 pm por Invitado

Administradora


Administradora

Hermanos
4/6

Elite
31/100

 photo 88888888_zpsb8821a0a.png photo 88888888_zpsb8821a0a.pngMD0Fairy tales returnCuentamePhotobucketInuyasha New WorldNascita di Venere

The new world

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The new world

Mensaje por .angel. el Jue Sep 12, 2013 9:15 pm

-Nombre de tu novela: The new world
-Autor (a): |.angel.(yo)|
-Datos relevantes: |Es la primera novela de ciencia ficción que escribo|
-Advertencias: |En su momento sera hot|
-Adaptación: |No|
-Informaciones: |ninguno|



Sinopsis

Ella es la enfermedad
Y a la vez la única cura y esperanza.
Katy es ahora la única luz del mundo y su vida está en la cumbre de las tinieblas.
¿Podrías soportar que todo el mundo dependiera de ti?
¿Podrías cargar con la vida de tantas personas?
¿o te volverías loco y te dejarías envolver por la tentadora muerte?
Solo Leonardo podrá rescatar a la joven Katy de sus pensamientos suicidas y solo ella podrá rescatar al mundo de la Epidemia Lio.
avatar
.angel.
Administradora

Administradora


Ver perfil de usuario http://moments.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: The new world

Mensaje por .angel. el Jue Sep 12, 2013 9:29 pm

Prologo

Hace 10  años

Desde el inicio del siglo XXI la tecnología y la ciencia comenzaron una nueva era para el desarrollo y el bien de la humanidad o por lo menos eso decían hacer. Mi padre era Jame Look y mi madre Amy Sao, ambos eran famosos en el campo de la ciencia, ellos trabajan para el gobierno de los estados unidos de norte américa. En esa fecha mis padre terminaban un proyecto secreto, la verdad es que recuerdo poco ya que por ese entonces yo apenas contaba con 6 años de nacida. Todos los días mis padres acostumbraban a dejarme con mi adorable niñera de nombre Sara, era una chica rubia muy encantadora durante las noches de invierno acostumbraba a prepararme un chocolate caliente y unas galletas de pasa, sus ojos azules hacían que mi mundo siguiera trabajando en cordura y me distraían de la constante ausencia de mis padres, Sara era muy bella y era el ángel que me protegía cada día, ella me llevaba a la escuela cada mañana y me esperaba en el portón de siempre al salir. Su joven sonrisa ilumina mis tardes y su “buenas noches” nunca faltaba. Una tarde de otoño se reportó enferma y mi mundo y el de los demás cambio para siempre.
Mi madre se vio obligada a llevarme a su trabajo, “the new world” era como se llama la corporación para la que trabajan, algo irónico para ser la compañía que destruiría el mundo y nos aria ver una nueva realidad dentro de poco. Mi madre entro y con su presencia de ángel invadió el lugar, haciendo que puertas se abrieran a su paso y que unos “buenos días” juntos con una sonrisa aparecieran en cada persona con quien se topaba, mi padre decía que ella tenía ese don, el don de enamorar a cualquier persona. Decía que cuando yo creciera también obtendría esos encantos y esa apariencia de mujer triunfadora, decía que por más que no quisiera algún día llegaría el momento de entregarme a la revolución de hormonas femeninas y que algún joven idiota se encargaría de robarme el alma y el corazón, simplemente las predicciones de mi padre me parecían absurdas o por lo menos en esos tiempos.

-Señorita sao- se escuchó la voz de una persona mayor cuando mi madre entro a una habitación blanca y de puertas de metal
-Buenos días Señor Miller- contesto mi madre en forma de saludo

El señor Miller tenía una calva muy encantadora y una pansa regordeta que me hacía recordar al gordo ese que aparecía en los comerciales de televisión durante las celebridades de navidad.

-pero que es esto- dijo el señor Miller bajando su anteojos y fijando la mirada en mí.
-Es Katy, la pequeña Katy- contesto mi madre
-Claro que sí, pero que mechones tan negros-dijo acariciando mi cabello- y que ojos tan azules- dijo el hombre gordo dedicándome una sonrisa- tan azules como los de su padre

Aquel último comentario hizo que yo sonriera.
Dentro de aquella habitación blanca había cinco escritorios viejos, solo dos ellos tenían computadoras modernas y los otros dos contaban con ordenadores del pasado, en la pared colgaban un par de pinturas famosas, claro todos replicas estoy segura. Una de ellas era el famoso grito, me pregunto en qué pensaría Edward Munch al realizarla. Mi madre me acerco a un escritorio, descubrí que detrás de las computadoras había la presencia de personas, todas trabajando a máxima potencia, los ojos de esos seres eran consumidos por pantallas y por tecnología.

-Katy te presento a Leonardo- me dijo mi madre señalando a un joven de ojos café, 16 años tenía en ese entonces, el parecía alejado de nuestra realidad, sus ojos no se separaban de esa pantalla y ni siquiera se dignó a prestarnos atención- quiero que te quedes con él durante las próximas 2 horas- me pido mi madre con sus ojos verdes. Asentí a respuesta.

A lado del escritorio de leo, se encontraba un pequeño sofá morado, donde a como pude me senté. Mi madre y el señor Miller desaparecieron de la escena. En mi brazo izquierdo reposaba la cabeza del señor orejas, un conejo que poseo desde que tengo memoria. Al poco tiempo de encontrarme hay me vi en la necesidad de distraerme, me fije en los otros 4 escritorios, una joven de pelo negro trabajaba a lado de Leonardo. Una señora ya algo mayor también trabaja hay, pero del otro lado de la habitación.
Los otros escritorios estaban vacíos. Mi cuerpo empezó a anunciar una necesidad en busca de un baño. Lo único que se me ocurrió fue en pedirle a Leonardo la orientación que necesitaba. Me acerque a su lugar de trabajo, le toque una pierna varias veces para llamar su atención pero él no me dirigió ni una mirada. Luego pellizque su pierna pero el solo me sacudió la mano, tal vez pensaba que era una clase de insecto o algo así. Intente buscar una salida para ir en busca de mi madre, pero me di cuenta de que se necesitaba una tarjeta y un poco de altura. Entonces corrió hacia otra puerta, pero accidentalmente me tropecé con un cable del escritorio de Leonardo, haciendo que su ordenador se apagara. El tiro un chillido y las mujeres que también estaban en la habitación lo voltearon a ver.

-¡Qué diablos!...- exclamo el fijándose en mi- ¿pero qué clases de idiota deja entrar a una niña?

La señora mayor se levantó del escritorio y me levanto del suelo

-Es Katy, la hija de Amy sao- hablo ella- La dejaron a tu cargo Leonardo

-pero no te diste cuenta por que estabas fijado como un idiota en el monitor- hablo la chica de mechones negros.

La anciana me sentó en el sofá y me dedico una sonrisa

-Pues más vale que se quede quieta, la muy tonta arruino mi trabajo- dijo el enfadado
-¡Baño!- exclame, mojaría el sofá si alguien no me llevaba a un baño rápido.

Los 3 pares de ojos me miraron. Y luego dos de ellos miraron a Leonardo.

-¿Qué?... están locas, ¡soy hombre!- dijo de pretexto
-Está a tu cargo- dijo la jovencita de mechones negros y sonrió sínicamente

Las mejillas del joven se sonrojaron mas no se negaron. Me tomo de la mano y saco una tarjeta de sus pantalones para abrir la puerta de metal. Atravesamos un corredor azul hasta llegar a unas escaleras, al bajarlas y doblar a la derecha llegamos a un cuarto de baño. El no entro, solo me abrió la puerta. Yo lo mire.
-Te esperare aquí- dijo con una voz suave pero fría
Yo le extendí al señor orejas y le dije:
-Él también es hombre-
El sonrió y me acepto al peluche, a paso de niña tonta entre.

Me encerré en un cubículo, los baños eran elegantes y muy grandes. Me levante el vestido amarillo y me acomode. Las paredes estaban forradas de una alfombra rosa y suave. El suelo era de color gris y estaba reluciente de limpio. Ese lugar estaba lleno de lujos innecesarios y podías perderte entre tanta belleza indispensable. Al terminar de lavarme las manos Salí de ahí, afuera ya estaba esperando el dulce Leonardo me miro desde lo alto y yo me incomode.

-¿tienes hambre?- por un momento pensé que hablaba con otra persona- ¿quieres algo de comer?-intento una vez mas
-si-dije simplemente

El joven me llevo a otros 3 pasillos de diferentes colores, me hizo bajar por un gran elevador de cristal y me envolvió en un laberinto de paredes. Hasta que al fin llegamos a un lugar con olor a pan caliente y café recién hecho. La cafetería era el mejor restaurante que yo hubiera pisado, era amplio y sus paredes doradas, las mesas eran de cristal y del techo colgaba un finísimo candelabro. Hice una admiración al entrar hay.

Leonardo me acomodo en un mesa cerca de las ventanas y mi entrego al adorable señor orejas, luego me pidió que lo esperara un momento y se dirigió en busca de servicio.
Yo me asome ala enorme ventana de cristal y me percaté de que el cielo se veía más cerca desde ese edificio, nubes blancas y cantos de pájaros en la altura. Un mundo mágico y celestial.

-¡Katy!-fue la voz de mi madre- no me importa lo que diga Robert, ¡es mi proyecto!-estaba entrando a la cafetería, sus tacones rojos hacían ruido a cada pisada era notable que estaba enojada- Jame y yo hemos trabajado 5 años en esto, no puede venir y dar una orden de tal magnitud sin antes consultarlo.

Reconocí a el señor Miller, estaba sudado y nervioso, seguro que los gritos de mi madre lo ponían asi.

-Amy tienes que entender, el experimento fallo en su totalidad, no pueden aceptarlo- dijo este
-¡Katy!-repitió mi madre
Baje de la elegante mesa y corrí a sus pies, ella me tomo rápido en brazos

-Le he dedicado casi 10 años a esta compañía y ¡así es como me pagan!- mi madre me apretó a su pecho y salió corriendo de ahí, dejando al pobre señor Miller solo en la totalidad.

Mi madre estaba enojada. Sus ojos verdes tiraban chispas. Entramos al elevador de metal, presiono un botón y solo entonces se decidió a sollozar. Ni siquiera tuve tiempo de preguntarle el motivo de su llanto pues un enorme estallido interrumpió todo. Un movimiento de la tierra hizo que el elevador se quedó parado y que la luz se fuera por un par de minutos, ya luego fue remplazada por la presente energía roja y una alarma se encendido en segundos.

-El nivel 9 ha sido violado- se escuchó en los altavoces- proyecto 0012 fallido

Mi madre soltó un chillido de horror. Rápidamente me dejo en el suelo y corrió a ver las puertas del elevador e intento abrirlas pero fallo, empezó a golpearlas y a pedir ayudas pero todo fue en vano.

De repente escuche un golpe en el techo del elevador. Fue algo horrible en todo sentido, mi mama chillaba y yo solo observaba aquella escena. una grieta se abrió en el techo del elevador, mire asía lo alto y descubrí un humo rosa y una… una criatura sobre natural. Era algo monstruoso, más parecido a una gárgola, tenía unas orejas cortas, tenía algo de cabello rosa en la cabeza y su piel era gris. Aquella cosa abrió la boca y me mostro aquellos dientes espantosos. Antes de que pudiera gritar y llamar la atención de mi madre la cosa esa ya estaba encima de mi. Con sus manos deformes tomo mi pequeño brazo y mordió profundo.

Mi madre se había quitado su enorme tacón y se lo había clavado en la cabeza a la criatura.  Esta tiro un chillido de dolor pero mi madre desenterró el tacón de su cabeza y lo clavo varias veces más, hasta que la criatura silencio y callo moribunda.

Mi pequeño brazo estaba lleno de sangre y mis suplicas eran agonizantes, mi madre reviso la herida y no pudo ocultar su horror. Se quitó la bata y la rompió, amarro una parte en mi piel destrozada y presiono lo más que pudo. Entonces lo sentí, mi cuerpo racionaba ante el contagio del virus. Mi cabello negro empezaba a caerse y estaba en busca de un tono rosado, algo en mi espalda desgarro, no tarde mucho en comprender que se trataba de un par de alas. Llore, grite y patalee. Mi madre ya había visto una transformación, pero en animales no en un ser humano.
Entonces lo hizo, de su bata blanca saco el único antídoto. Mi madre lo había robado de los laboratorios. Explicare a más detalle:

En el 2033 mis padres Jame Look y Amy Sao trabajan en el proyecto Lio, trataba sobre un arma bioquímica que creaban para el gobierno, entre ambos la habían patentado pero solo mi padre se había preocupado por el fracaso y por buscar una cura, la cual mi madre robo para estudiar a fondo y por evitar que la compañía se quedara con todo el trabajo de ambos.

La jeringa azul que carga mi madre sería la única cura para la epidemia de lio, pero ella decidió que el futuro de la humanidad valía un carajo y me la inyecto. Las alas ya habían terminado de crecer pero los mechones rosas se convirtieron en azul y mi piel no se volvió gris.  Mi madre me tomo en brazos y lloro descontroladamente, si yo no despertaba significaba que había dado toda esperanza en vano.
Abrí los ojos y la mire. Entonces sentí esa necesidad tremenda de romper su piel y desgarrar su carne. Las puertas del elevador se abrieron y Leonardo y el señor Miller aparecieron. En cuanto vieron mis alas se asustaron, pero todo fue peor cuando me arroje a mi madre e intente morderla.


avatar
.angel.
Administradora

Administradora


Ver perfil de usuario http://moments.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.